Esperando a un bebé arcoíris
diciembre 11, 2020

 BLOG

“En diciembre del 2018 nació mi primer hijo Noa con 26 semanas, fue prematuro extremo. Noa luchó como un campeón, pero tras 9 días abrió sus alas… Ahí empezó un proceso muy duro para nosotros como sus padres, pero también de mucho aprendizaje. Yo no me enfoco en la partida de Noa como algo malo, porque su existencia fue algo bueno. Mi hijo me ha enseñado a ver la vida de otra manera y a amar de otra forma.

[youtube v=”vm7G_g5_YO8″]

Busqué ayuda para superar esa pérdida. Encontré el apoyo de un grupo de padres que habían pasado por lo mismo. Fue importante ser parte de un círculo bonito en el que puedes compartir lo que sientes.

En los primeros días de marzo de este año nos enteramos que estaba embarazada nuevamente. Fue algo tan planeado y tan emocionante… y una semana después aunciaron la cuarentena. Fue toda una lucha emocional vencer mis miedos.

Pero decidí cambiar el chip. Mirar de otra manera mi embarazo y ser más positiva. Decidí disfrutar a mi bebé cada día que estuviera dentro de mí; empecé a tomarme fotos todas las semanas para tener recuerdos de ella en mi pancita. Apenas supimos que era niña le pusimos de nombre Sol, y le contamos a nuestra familia y amigos para que nos manden amor y vibras positivas.

Cada día y cada semana que Sol cumplía, se sintió como un logro inmenso. Decidimos que se llame Sol porque para nosotros ella representa esa luz que regresa a nuestra vida después de la oscuridad. Los bebés arco iris son eso… y el arco iris no se forma sin la luz del sol. Hemos contado los días para tenerla en nuestros brazos”.

 

Redacción WowMom

Redacción WowMom

In the same category

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
0
    0
    Su carrito
    Tu carrito esta VacíoVolver a la Tienda